The Nerd

Rejjie Snow

Diseña rimas. Cambia las reglas del juego. Más inteligente que el empollón convencional.

Se dice que los chicos buenos no se comen ni un rosco, pero intenta decirle eso al ingenuo rapero Rejjie Snow. Este músico dublinés ofrece un sonido bien definido y tiene una forma de expresarse que ha calado en la conciencia del público de forma estruendosa: su álbum debut Rejovich arrebató el número uno de la lista de hip hop de iTunes a Yeezus, del todopoderoso Kanye West. Después de revolucionar las expectativas del mundo musical sin perder el ritmo, Snow se tomó un descanso para perfeccionar su juego rapero. Ahora, su apuesta inteligente e impresionista del género está lista para tomar el control. «¿Por qué necesitas que alguien te diga cómo venderte a ti mismo?», dice acerca de resistir a las etiquetas. «Los chavales de ahora son mucho más inteligentes, saben lo que hacen. Se trata de salir ahí fuera y vivir la vida». Por sus habilidades secretas para el claqué o su espontáneo proceso creativo a través de los caminos menos frecuentados, Snow es el chico más listo de la clase.

Rejjie lleva los siguientes modelos de vista: Burberry BE2224, Ray-Ban RX2447V, Persol PO9649V

Alguien tiene que ser la oveja negra

Rejjie, The Nerd

Sobre ser un perfeccionista
«Me defino claramente como una persona perfeccionista. A veces se me va de las manos porque tiene que ser tan perfecto que llego al punto en que sería perfecto y no lo dejo. Podría seguir con algo hasta que no quedase nada. Suele pasarme, especialmente con la música. Compongo una canción y la gente me dice “está acabada” y yo pienso “ña”. Pero siempre pasa que la primera versión es la mejor. ¡Por eso llevo tres años intentado sacar un álbum! Ya es hora».

Sobre sus (sorprendentes) actividades extraescolares
«Me encanta pintar y jugar al fútbol, es mi pasión. Quería dedicarme profesionalmente, pero no pudo ser. Pasé un tiempo en Estados Unidos. ¡Y me encanta bailar claqué! A veces tomo clases. Es genial para expresarse. El ritmo es fabuloso».

Sobre su forma de trabajar
«Empezaremos con la experiencia. Con la música, y especialmente con las letras, es una cuestión de sentimientos. No importa si estoy de buen humor o de mal humor, siempre llevo un bolígrafo conmigo o uso el iPhone para anotar y garabatear palabras. Algo así como poemas. A veces, es difícil relacionar lo que escribes con un ritmo, así que lo que hago es escuchar primero una versión instrumental y luego vuelvo a lo que hice, voy cogiendo trozos y los trato de unir. ¿Mis letras? Intento hablar sobre cosas reales pero a veces me cuesta porque es un poco raro contarle a la gente cosas de mi vida personal. Creo que hacer música está muy relacionado con los sentimientos, y la gente tiene que identificarse con ellos. Por eso pienso que es bueno ser sincero a veces. Pero también me gusta hacer volar la imaginación, inventarme historias… tratar la música como si yo fuera un actor, ¿sabes? Escribo mucho y me encantan las palabras. La inspiración no siempre me llega en el mejor momento, pero cuando llega siempre estoy dispuesto a hacer algo genial».