The Prom Queen

Mae Lapres

Directa. Serena. La reina de tus sueños.

Mae Lepres es la abeja reina de la pasarela. Su estilo extravagante y actitud independiente dicen «la corona es para mí». Consumada parisina, la habrás visto en las pasarelas de la capital francesa o en alguna de las múltiples campañas. Pero ella no juega a ser una musa, prefiere asumir su propio estilo, coleccionar prendas vintage y personalizarlas. «Creo que he cultivado todos los estilos», nos cuenta antes de hacerse un selfie con su heroína personal, Iris Apfel. «Emo, princesita, Britney Spears, militar… hay que probarlo todo para saber lo que te gusta». Inteligente y tenaz a la hora de hablar de los problemas que afectan al sector hoy en día, es la reina del baile que se gana el corazón de todos los que la conocen. Pero, ¿para quién reservaría el último baile? Para Duckie bailando «Try a Little Tenderness» en Pretty in Pink, por supuesto.

Mae lleva los siguientes modelos de vista: Miu Miu MU51PV; Prada PR55SV; Ray-Ban RX3447V

Me avergüenzo por todo y por nada. ¡Solo estoy un poco chiflada!…

Mae, The Prom Queen

Sobre sus consejos personales de estilo
« ¿Qué hace que un estilo personal sea genial? La experiencia. Cuando estaba en el instituto, yo era literalmente Jenny, de Gossip Girl. Todas las demás chicas tenían dinero, las últimas marcas, llevaban bolsos de Balenciaga. Yo no tenía nada de eso, de modo que me lo hacía yo misma. Así es como empecé a personalizar cosas. Lo curioso es que no me considero vanguardista ni nada parecido, sino que empecé a llevar gafas extragrandes. Cogí las gafas de sol vintage de mi abuela y las convertí en una pieza única. Todo el mundo se burlaba de mí, era el centro de todas las miradas. Pero cuando American Apparel empezó a vender estas gafas vintage y todo el mundo me decía “Dios mío, ¿de dónde has sacado esas gafas?”, yo pensaba “¿las gafas de las que llevas dos años riéndote?”, y respondían “sí…”. Yo les decía “Son vintage, vete a comprarte unas si puedes».

Sobre la importancia de las actividades extraescolares
«Desde que empecé a ser modelo, nunca lo he dejado. Pero cuando estoy en casa, me gusta mucho cocinar. E ir de compras: me encanta buscar prendas vintage, cazar pequeños accesorios únicos. Cuando estaba en el instituto me gustaba personalizar la ropa. Pero tenía muchas actividades extraescolares. Empecé a estudiar música a los 5 años. Iba al conservatorio, así que era música clásica. Fui a un coro, hice 10 años de piano, 2 años de arpa. Intenté tocar la guitarra, pero soy un poco torpe con la mano derecha. Probé a tocar la guitarra con la mano derecha y no funcionó. Cuando cumplí 16 años, empecé a salir por la noche. Conocí a algunos DJ, cantaba sus canciones y escribía letras. Acabé siendo la teclista de un grupo que se llamaba Teenagers».

Sobre cómo encontró la confianza en el sector
Cuando empecé hace unos años, llevaba el pelo cortado a lo «bob» y claro, como tengo rasgos asiáticos, fue bastante difícil. El sector aún era bastante corto de miras. Los asiáticos no estábamos todavía aceptados y era un momento complicado para arrancar. Siempre me llamaban para las sesiones de fotos más peculiares. No mido metro ochenta, como puedes ver. No tengo unas piernas larguísimas, no soy ese tipo de modelo Al final, mi personalidad ayudó mucho y se me abrieron las puertas. Ahora me parece que cualquiera puede ser modelo. Es un poco arriesgado porque es ahora más fácil ser modelo, pero también es más fácil que te rechacen. Me da la impresión de que un día eres la nueva cara que está en todas las portadas y abre todas las pasarelas, y al día siguiente llega otra chica más estrafalaria y se olvidan de ti. Al final, lo importante es el respeto. Cuando estás trabajando, tienes que respetar a todo el mundo y hacer el trabajo de forma profesional y agradable, para no causar problemas. No juzgo a la gente así que espero que no me juzguen, pero quizá me equivoco. ¡Solo estoy un poco chiflada!»